Introducción a la Antropología Filosófica

CINCO POSICIONES RESPECTO A LA UNIDAD

La interpretación:

1. Platónica y patrística Platón veía un dualismo entre cuerpo y alma. La unidad de estas dos realidades se daba en la existencia humana. El cuerpo era la cárcel del alma. Aunque se hable de unidad, mas bien existe dualidad ya que no se aprecia una unidad estrecha entre alma y cuerpo.

2. Aristotélico-Tomista Aquí se ve más bien una estructura ontológica del cuerpo. La unidad del hombre se da entre materia y forma. La forma sería el alma que da vida a la materia.

3. Racionalista El racionalismo habla de la unidad entre cuerpo y conciencia. Su principal representante es Descartes.

4. Mecanicista Aquí se habla de un conjunto de fuerzas mecánicas. Al cuerpo se lo concibe como una máquina que se mueve por las fuerzas mecánicas (podría mirarse aquí al alma). Descartes.

5. Materialista El materialismo habla de las expresiones humanas son expresiones de la materia. La expresión humana es la más noble y elevada.

ANTROPOLOGÍAS PREFILOSÓFICAS

En la antigüedad se aprecia la antropología en los escritos de Homero. Este personaje no habla de un dualismo entre cuerpo y alma. El cuerpo humano en homero es entendido como una yuxtaposición de órganos y elementos separados. Además se puede recurrir a la Biblia en donde los Semitas/Hebreos hablan del hombre, sin embargo no hay dualismo. Hay unidad entre los diversos aspectos del hombre.

La Psyché significa soplo vital. Sería el alma. Soma hace referencia a cadáver. Basar=sarx=caro, cuerpo. Es la concepción del hombre en su totalidad. No un cuerpo separado del alma.

Nefes=psyché=anima. Es el ser viviente. Ruah=pneuma (spiritus)= Lit. Respiración o viento. Relación del hombre con Dios. San Pablo habla de un hombre con dos dimensiones. Hombre terreno y redimido.

ANTROPOLOGÍA DE CARÁCTER DUALISTA

Dualismo platónico El hombre está compuesto de alma y cuerpo. El alma es la esencia del hombre y preexiste al cuerpo; está alienado al cuerpo. El alma tiene una naturaleza divina e inmortal. Está en el cuerpo como en una cárcel y aquí su finalidad es purificarse y liberarse del cuerpo. Si aún le falta purificación deberá, el alma, reencarnarse hasta lograr su purificación total. La liberación del alma se da de manera gradual. La purificación y liberación se va logrando gracias a la reflexión filosófica. El cuerpo no es solamente negativo ya que puede colaborar en la realización del hombre. Ayuda al hombre en la búsqueda de la verdad. Platón no logró dar una buena explicación de la unidad entre alma y cuerpo. Cabe destacar que el dualismo platónico tuvo profunda influencia en el cristianismo. Dualismo cartesiano Su importancia está en que sirve para comprender las instancias antidualistas y la antropología moderna. En un primer momento Descartes no acentúa lo negativo de cuerpo y materia. El mas bien ve un dualismo ontológico. El cuerpo es diverso del alma. El cuerpo existe y funciona gracias a principios organizativos propios y puramente materiales (mecanicismo). La realidad corpórea puede ser explicada sin el alma ya que es una realidad atómica, física y extensa. El alma es la conciencia (es pura, transparente). Su relación con el cuerpo esencial. Esencial porque desde el Yo se descubre todo lo demás existente. Descartes tampoco pudo dar una explicación satisfactoria sobre la unidad de alma y cuerpo.

Malebranche Para este filósofo existe poca unidad entre alma y cuerpo a causa del pecado original. Pretende solucionar el problema de la dualidad con el ocasionalismo. Esto significa que el pensamiento y la voluntad es ocasión para que Dios actúe dando movimiento al cuerpo. Tampoco soluciona el problema ya que si el cuerpo piensa matar a alguien y tiene voluntad para hacerlo, ¿es Dios el asesino? Veamos qué dice Leibniz.

Leibniz Para Leibniz está la armonía preestablecida en la explicación de la unidad entre cuerpo y alma. En la misma naturaleza del hombre ya se encuentra una armonía que Dios estableció en el acto de crear. A pesar de varios intentos de dar respuesta al dualismo entre cuerpo y alma aún no fue posible hasta aquí dar una respuesta acertada sobre la unidad entre estas dos realidades.

Bibliografía: Gevaert Joseph. El problema del hombre. Introducción a la Antropología Filosófica. Salamanca, 1993, 254p.

Elaborador: Cristhian Benito Gómez Báez

About these ads
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s